EUGENIO PASTOR · FOTOGRAFÍA
inicio          acerca de mí          galería         enlaces          contacto

El Cairo es una ciudad sorprendente; enorme, inquieta, vieja, sabia. Vive en un bullicio permanente, que se distingue por un sonido continuo de pitidos de automóviles; es un sonido que termina acompañándote de tal manera que puedes llegar a echarlo de menos. Esta imagen la tiré desde la habitación del hotel, a la puesta de sol, y curiosamente lo que me incitó a disparar no fue el panorama, sino el intento de identificar ese ruido continuo con la imagen que mi habitación me proporciponaba.

siguiente

 

 

MIL Y UNA NOCHES

Material propiedad de Eugenio Pastor · Todos los derechos reservados