EUGENIO PASTOR · FOTOGRAFÍA
inicio          acerca de mí          galería         enlaces          contacto

"Salvemos Domino" ha sido el grito de guerra de las numerosas asociaciones que salieron en defensa de la antigua fábrica de azúcar Domino, una empresa que desde siempre ha despertado simpatía entre los estadounidenses. Tras su cierre en 2004, el edificio fue adquirido por una sociedad anónima (CPC Resources), que siempre aseguraron que harían buen uso de él.
No obstante, los brooklynianos (entre los cuales se encuentra la activista Mikki Halpin), para asegurarse de que eso se cumpliría, pelearon hasta que el pasado mes de septiembre la fábrica fue declarada de interés local.

anterior siguiente

 

 

ALGO MÁS QUE UNA FÁBRICA

Material propiedad de Eugenio Pastor · Todos los derechos reservados